viernes, 12 de abril de 2019

La entrada que nadie habia pedido: programas para editar texto.

Si, esta entrada no va a entrar en el top diez, pero igual os es útil. Básicamente son los programas de escritura y maquetación gratuitos que uso. Si utilizáis otros, podríais indicarlo en los comentarios. Si pulsáis en el título de cada programa tenéis el enlace.

Writemonkey es una herramienta de escritura tremendamente básica. No admite maquetación alguna y su diccionario para indicar faltas es mejor ignorarlo (en serio, ni lo instaléis). Pero tiene una cosa básica que crea adicción y os va a impedir usar otra cosa ¡TIENE SONIDO DE TECLADO DE MÁQUINA DE ESCRIBIR ANTIGUA! Puede parecer una pijada, pero por lo menos a mi me anima enormemente escuchar el TAC TAC y el sonido del carro a la hora de escribir.

Lo recomiendo para el texto crudo, puro y sin cortar. Nada de corregirlo ni pararte a buscar faltas.
En la web tenéis dos versiones, la dos y la tres. Ambas son gratuitas, pero la tres es la mas avanzada e incluye ciertas cosas si pagas una cantidad nominal (puede ser 50 céntimos, yo pague más), una de las cosas que consigues soltando la pasta en la 3 es el sonido de teclas que ya viene de serie en la dos.

La tres es muchísimo más avanzada y cómoda, ya que en un lado tienes un listado de todos los documentos que vas haciendo y puedes cambiar en cualquier momento. En la dos tienes que ir abriéndolos por tu cuenta. También tenéis ruido blanco como sonido de gente hablando en un bar, coches, lluvia, ríos o insectos. Teniendo en cuenta que yo solo escribo en el curro solo me hace falta abrir la puerta para escuchar ruido, por otra parte si quiero ruido blanco me pongo metal en youtube en bucle. También puedes configurar el entorno para que el ordenador o redes sociales no te distraigan, medidor de longitud del texto y distintos sonidos de teclas SONIDO DE TECLAS.

Tiene la ventaja de que no consume recursos (de hecho pienso que incluso los da), lo puedes dejar abierto de fondo, no daña la vista y te guarda el texto cada pocos segundos sin ralentizarse en absoluto. Ademas que tiene SONIDO DE TECLAS.

Con la tres me estoy dedicando a hacer las semillas (o macetas, como alguno dice en Mewe) de las aventuras de la campaña. Podéis ignorar completamente este programa, y saltar al siguiente, pero a mi me crea un entorno creativo que agradezco. Una vez finalizado el texto en crudo entra el siguiente programa.

 
Libreofice y openofice son de las herramientas gratuitas más antiguas. Ambos aparecieron como una alternativa al paquete ofimático de Microsoft. Estos entornos incluían herramientas que no traía su homologo de pago, como por ejemplo pasar el texto a PDF, con lo que pueden servir para dar a un texto una maque básica y luego transformarlo en un PDF.

Ambos programas son muy parecidos, ya que libreofice deriva del open, aunque recomiendo encarecidamente el libre, ya que su funcionamiento es muchísimo más estable. Open me dio la impresión de que fue perdiendo apoyo progresivamente y la comunidad derivó a Libre. El problema que me dio es la perdida de diccionarios o corrupción de archivos, lo cual es un problema gordo que no he tenido con libreofice.
El programa, ademas de hojas de calculo o programas de dibujo, tiene la función writter que seguramente que es la que os interesa. Es tremendamente intuitivo de usar y permite maquetaciones sencillas pero apañadas. Muchísimas de las aventuras del blog están hechas con ese programa.
Sus ventajas es que es sencillo, fácil, no consume apenas recursos, lo puedes tener todo el día abierto en el escritorio y hacer otras cosas.
Es útil para escribir y corregir el texto base antes de pasar al siguiente programa, el cual es...